Grandes inventos – La PROPULSION A CHORRO

Grandes inventos – La PROPULSION A CHORRO

EL famoso Sir Isaac Newton (1642-1727) formuló las leyes fundamentales que expresan la relación existente entre la fuerza y el movimiento. La vida cotidiana nos ofrece frecuentes ejemplos de la Tercera Ley de Movimiento de Newton: el retroceso del rifle es la reacción a la fuerza, o acción que expulsa la bala del cañón; la fuerza que impela una canoa es la reacción del empuje del remo contra el agua; la que tiende a hacer retroceder la boca de la manguera es la reacción a la fuerza que lanza el chorro de agua hacia adelante.

Aunque las Leyes del Movimiento de Newton fueron enunciadas con posterioridad al año 1660, los principios de la propulsión a chorro ya eran conocidos siglos antes. Por el año 100 A. C., el filósofo Herón de Alejandría, proyectó y experimentó el primer motor a chorro o de reacción conocido: la colipila.

propulsion a chorro 1

propulsion a chorro 1

Consistía en una esfera hueca provista de dos tubos curvados, diametralmente opuestos. La esfera, dispuesta en forma que tuviera libertad de giro, recibía vapor de agua por conducto de las patas huecas que servían de soporte. La reacción de los chorros de vapor que salían de los tubos hacía girar la esfera sobre su eje. Algunos modelos de surtidores giratorios utilizados para regar el césped, funcionan de modo parecido. Newton, en su deseo de aplicar su Tercera Ley de Movimiento, proyectó un vehículo impulsado a chorro en 1680. Este motor estaba basado en el mismo principio que utilizan los reactores aeronáuticos.

Lógicamente, puede considerarse la historia de los cohetes como parte importante de la historia de la propulsión a chorro.

propulsion a chorro 2

propulsion a chorro 2

El empleo de los cohetes, invento atribuido a los chinos, se remonta varios siglos antes de Jesucristo. A principios del siglo XIX ya fueron utilizados con fines bélicos. Aunque apenas se utilizaron durante la I Guerra Mundial, su desarrollo progresó con tal rapidez que casi todos los ejércitos que intervinieron durante la II Guerra Mundial hicieron uso de ellos con diversas finalidades.

La propulsión a chorro es eI procedimiento para transformar la energía en trabajo aplicando la Cuarta Ley de la Dinámica: “Toda acción (fuerza) ejercida sobre un cuerpo provoca en él una reacción igual y contraria, que tiende a equilibrarla”. Basta un simple globo de juguete para probar experimentalmente este principio: si después de hinchado se deja escapar eI aire que contiene, el globo es propulsado por la reacción que éste contrapone al chorro que sale a gran velocidad de la boquilla; ese flujo de aire es la “acción”; el empuje resultante, ejercido sobre la superficie opuesta a la boquilla interior del globo, constituye la “reacción igual y de sentido contrario”. Cuando la boquilla del globo esté cerrada de tal forma que el aire no puede salir no existirá acción alguna y, por consiguiente, no habrá reacción. De igual modo, si la esfera A, llena de aire comprimido, no se mueve espontáneamente mientras que la esfera B, provista de una abertura que permite al contenido escapar a gran velocidad, experimentará un desplazamiento a consecuencia de la reacción provocada por la corriente de aire que atraviesa la abertura.

propulsion a chorro 3

propulsion a chorro 3

Puede decirse que la propulsión a chorro es la aplicación de la tercera ley de movimiento de Newton, (Cuarta Ley de la Dinámica) a la propulsión de vehículos, u otros ingenios, por medio de una corriente de fluido que brota a gran velocidad de un orificio o tobera. Al igual que el globo de juguete, autopropulsado por la reacción ejercida por él mismo al chorro que emerge de la boquilla, todos los motores de propulsión a chorro se mueven liberando algún fluido a gran velocidad a través de sus toberas.

Existen varias clases de estos motores, llamados a veces de reacción o simplemente reactores. En realidad, el motor cohete es un motor a reacción, pues su principio está basado en la tercera ley del movimiento. Sin embargo, este lleva en su interior oxígeno para quemar el combustible y le permite volar en el vacío

Grandes inventos – La PROPULSION A CHORRO